Archivos Mensuales: febrero 2014

EVALUAR vs calificar

Considerar la evaluación como una tarea para comprender y mejorar, en este caso, el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos y alumnas, en vez de como un instrumento de sanción, de selección y promoción.

Para empezar una breve definición de lo que significa calificar, se trata del método utilizado para clasificar, excluir, justificar, segregar o seleccionar. Con las calificaciones se empiezan a seleccionar aquellos alumnos que pasaran o que se quedaran en el mismo curso por no haber conseguido superar esas calificaciones, se clasifica al alumnado en diversos grupos como pueden ser los listos, los menos listos, los que se esfuerzan los que no se esfuerzan…, en ellas también se justifica que el profesor lo explica bien lo que pasa es que son los alumnos los que no prestan atención ni estudian hasta llega a basar gran parte de la calificación en la asistencia a clase.

Para clasificar, hay que tener muchas cosas en cuenta (competencias adquiridas) y no solo basarte en las respuestas que ha respondido correctamente en el examen, ya que ese conocimiento, es temporal, y a los días lo sueles olvidar, por tanto, al clasificar, no estamos evaluando totalmente el aprendizaje del alumno.

Con todo esto no quiere decir que no haya que evaluar ya que no es lo mismo que calificar. Evaluar es comprobar algo acabado y decidir si se ha conseguido el objetivo final o no. Esta evaluación puede ser de dos tipos: Sumativa si se trata de una decisión final o Formativa si se trata de mejorar el producto final.

La evaluación es comprensión con la intención de cambiar, en nuestra vida cotidiana no nos dedicamos todo lo que hacemos sino que comprendemos para cambiarlo sin excluirlo.

Un maestro tiene que conocer no lo que han aprendido sino porque no les gusta su clase, porque no han aprendido nada de sus explicaciones…, buscando siempre respuestas en el entorno y lo primero que tiene que plantearse es si el primero que ha fallado ha sido el en la forma de plantear la clase. Por eso cuando se pregunta no debe de ser para calificar sino para comprender si han comprendido la materia o debe cambiar la forma de explicarlo.

Por ello, opino que clasificar o poner nota a un examen, deberíamos de hacerlo desaparecer…  Pero por desgracias, en nuestro sistema educativo, el examen, tiene un papel importante a la hora de evaluar al alumno, y muchas veces a los alumnos, profesores, o incluso padres, no nos ha quedado más remedio que aceptar este método de evaluación… Pero… ¿Nunca te has preguntado, a que ha conducido, en muchas ocasiones, el realizar exámenes?

  1. Lo primero, se encuentran, aquellos alumnos que memorizan sin comprender, aquellos que se hacen sus “chuletillas”… con tal de conseguir una nota alta.
  2. Lo segundo, aquellos colegios, escuelas, universidades… que realizan exámenes de “admisión” que en realidad son exámenes de “eliminación”, ya que no admiten a todos aquellos alumnos que no son aptos.
  3. Y por último, aquellos padres que premian o castigan a sus hijos por sus notas. Algunos, que se “avergüenzan” porque sus hijos sacan “5”, otros muy “orgullosos” porque sacan “10”…

¿Pero que pasa si logran sacar esos ansiados dieces? ¿Por ello van a lograr el  que querían? ¿Por ello van a saber solucionar los problemas de la vida?….

“¡Cuántas veces se dan cuenta demasiado tarde que dieron su vida a cambio de un número que hoy no tiene ningún significado!”